Ludy D

Ediciones Flora Tristán, Lima 2006



me separo de mi hija sin mala conciencia

la oscuridad no se detiene 

hace lo que una bola de grasa

en un paisaje empantanado de ojos

yo terminaría esta novela

con una frase de bolaño

pero no es chile    se trata del perú

y eso puede tomar tiempo

y el desierto no termina

y mi hija sabe que su madre 

andaextraviada 

en alguna carretera

de innavegados cactus

y me perdona

y levanta sus alas

las palomas arañan los edificios más altos

una antena con dedos de mujer 

sostiene un monumento arcano a la sed

todos van colgados a una sed que no termina 

como a un prójimo

el anuncio comercial 

que me acuesta desnuda 

        sobre un botellar de cervezas

y me expulsa del paraíso

nadie sabe que desde ahí domino el mundo

del agua

desde mi triste traje de baño cantonés

siento frío y hambre 

las jarcias son fronterasque difícilmente

me separarán del muelle

un lenguaje   una obsesión    que no termina